Algunos datos de las semillas que no conocías

 

Las semillas son como el dicho que dice las grandes esencias vienen en empaques pequeños. Estas pequeñas pepitas son las encargadas de que una planta vuelva a florecer o que un alimento vuelva a dar cosecha. Son diminutas pero no las subestimen por su tamaño ya que si tienen la capacidad de hacer que una planta vuelva a crecer significa que vienen llenas de vitaminas y proteínas que permiten este proceso natural. Hoy les queremos hablar de 2 semillas en especial que son un complemento perfecto para llenarnos de energía y vitalidad.

Semillas de calabaza:

Estas semillas las puedes conseguir en varias presentaciones, con cáscara o sin cáscara. Las más común es sin cascara porque son más fáciles de comer ya que con cáscara son mucho más duras. Una semilla de calabaza es un 30% proteína, esto es demasiado, por eso los veganos a veces optan por estas semillas como un medio para reemplazar la proteína animal. Esta semilla también está compuesta en su mayoría por grasas esenciales, zinc y magnesio. Son especialmente buenas para los hombres ya que ayudan a prevenir enfermedades de la próstata.

Semillas de girasol:

Las semillas de girasol son probablemente las más cargadas de nutrientes. Estas poderosas semillas tienen mucho contenido de potasio, proteína y fibra. Adicional a esto tienen mucha grasa pero de la buena, la que actúa como antioxidante y la que ayuda a disminuir el colesterol. Todo se ve muy bien, sin embargo las semillas de girasol son altas en calorías por eso se recomienda no excederse con las porciones (Como todo en la vida).

En CereArt las puedes comprar ya sea en bolsa de 300g o mezclada con tu cereal personalizado.  ¡Si aún no las has probado, no te quedes sin hacerlo!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
×
¿Hola, en que puedo ayudarte?